Es sabido que el uso de muletas supone a veces unas molestias e incomodidades, sobre todo cuando éstas no se están utilizando. A la hora de sentarse o desplazarse andando cuando no son necesarias o son transportadas por otra persona, resultan muy inestables así como incómodas de transportar.

Es conocida la existencia de elementos de unión que permiten estabilizar ambas muletas entre sí, formando un conjunto único, aunque sigue siendo muy inestable a la hora de apoyar las muletas sobre una pared o superficie.

El accesorio para muletas que presentamos resuelve de forma plenamente satisfactoria la problemática anteriormente expuesta, en base a una solución sencilla pero eficaz.

Para ello, el accesorio propuesto consiste en una correa o tirante, que puede ser de material textil, lona, cuero o cualquier otro material apropiado, como el plástico u otros materiales sintéticos, de manera que dicha correa presenta en sus extremos sendos elementos de enganche a la propia muleta, permitiendo vincular así las dos muletas que se utilizan normalmente por una persona con dificultades de desplazamiento, ya sea por daños en una pierna, en la cadera, etc.

La correa se pasa por detrás del cuello, quedando sus extremos colgando sobre los hombros del usuario, para vincularse mediante los elementos de enganche a las dos muletas, permitiendo el uso de éstas sin ningún tipo de impedimento. Cuando estas se sueltan queden estabilizadas al quedar colgadas del cuello del usuario, sin riesgo de caída para las mismas como ocurre tradicionalmente, todo lo cual supone una mayor comodidad.

La correa o tirante puede presentar en su zona intermedia un cuerpo antideslizante y/o almohadillado en orden a que el dispositivo resulte lo más cómodo posible, evitando deslizamientos que pudieran originar rozaduras.

En cuanto a los elementos de enganche, podrán ser cualesquiera siempre que sean enganchables y desenganchables fácilmente, pudiendo utilizarse por ejemplo, pequeños mosquetones que se engancharían al efecto en sendos orificios previstos en la parte superior de cada muleta, argollas o cualquier otro elemento de fijación que se podría implantar sobre las mismas.

El accesorio puede ser fácilmente enganchado por sus extremos a cada una de las muletas, pudiendo incluir medios de regulación en longitud, de forma que las muletas queden dispuestas a la altura de las manos del usuario, y de que éste tenga que desvincularlas para dicho uso.

La estructura del dispositivo permitiría igualmente unir sus dos extremos a una única muleta, de tal forma que cuando no sea necesario el uso de la misma en un momento puntual, pueda ésta disponerse en bandolera, sujetándola colgada de uno de los hombros.