Actualmente se conocen apósitos para cubrir heridas e impregnados con productos frente a quemaduras y cicatrizantes, pero no sabe de la existencia de apósitos impregnados con productos contra los síntomas de picaduras de insectos u otros animales.

El apósito para picaduras se compone del apósito convencional formado por una banda adhesiva que contiene una almohadilla o gasa absorbente convencional central que se impregna de un calmante contra picaduras de insectos. La banda es flexible y resistente con pegamento hipo alergénico con pluralidad de puntos para que sea transpirable. Puede ser de tela, papel… en color o transparentes, precortadas o no, en distintos formatos y/o formas.

El apósito se coloca sobre la picadura adhiriéndose a la piel de forma que la parte central del apósito, la almohadilla o gasa, quede sobre la picadura y en contacto con la misma. La almohadilla o gasa está impregnada o rellena de calmante para la picadura, pudiendo ser amoniaco, antihistamínico, corticoides o sustancias homeopáticas en forma de gel, líquido, polvo, crema…

 

Nueva solución para aliviar los síntomas de las picaduras

Alivia así los síntomas de la picadura, manteniendo el producto de la almohadilla o gasa sobre la misma evitando la banda adherida sobre la piel las pérdidas del producto por roces, contactos, rascado…, intoxicación por la ingesta del producto por bebés y niños, y el manchado de la piel por la exposición solar.

Los apósitos comprenden un soporte adhesivo que alberga la almohadilla y/o gasa para picaduras cubierto por dos películas protectoras que se deben retirar manualmente antes de la aplicación y de apertura rápida, como ya se conoce.

Dichos apósitos van empaquetados en sobres, recubrimientos o envolturas hechos de dos láminas de plástico o papel soldadas, que se pueden abrir actuando sobre dos solapas laterales. Quedan herméticamente cerrados para evitar que el producto impregnado o relleno en la almohadilla o gasa pierda su eficacia.

Para la utilización de los apósitos de las picaduras de insectos u otros animales irán acompañados del prospecto que contiene la información sobre la composición del medicamento impregnado en la almohadilla o gasa, sus características y posología, debiendo diferenciar claramente el medicamento y hacia qué tipo de picaduras va dirigido.