De todos es conocido la dificultad que supone tener que llevar un bolso a la vez que sujetar un paraguas, no dejando mano alguna libre para realizar cualquier maniobra, como llevar la compra o realizar una llamada telefónica, así como evitar su perdida por descuido y el no tener que buscar donde dejarlo para impedir que moje el suelo.

Un bolso con dos utilidades

El paraguas cuenta con mango telescópico que en un extremo presenta una tela impermeable desplegable, y en el otro una unión articulada que permite el giro y por lo tanto la orientación y fijación del paraguas.

El bolso puede fabricarse aplicando el dispositivo en diferentes modelos y tamaños, incorporando el plegado más conveniente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El departamento de la carcasa donde se guarda el paraguas es estanco, no permitiendo la entrada de humedad en el resto de compartimentos del bolso.

 

 

 

 

 

 

 

 

Además, en todos los modelos se incluye un desagüe con tapón para vaciar el agua acumulada cuando se desee.