El fallecimiento de un ser querido: un familiar, una mascota, deja un vacío que es difícil de llenar y un dolor que no se va con el tiempo. Actualmente, sus restos son enterrados o cremados, y generalmente depositados en un cementerio. A veces se realiza el vertido de las cenizas al mar, aunque la normativa está siendo más estricta.

Se ha llegado a ofrecer en el mercado la posibilidad de realizar una gema a partir de las cenizas del ser querido, u otro tipo de objetos. Sin embargo, todas estas opciones crean un recuerdo estático, que no puede variar con el tiempo.

La innovación que presentamos, consiste en un objeto de arte en movimiento que permite variar las formas, de manera que es posible crear mensajes con los seres queridos. Como ventaja añadida, no se requiere espacio en cementerios, ni crea riesgo de contaminación biológica en los mares u otros lugares donde se vierten las cenizas.

El recuerdo de tus seres queridos, elevado a arte

El objeto consiste en un recipiente que puede ser un cuadro, una escultura, un busto del ser querido… producido por medios tradicionales o aplicando impresión 3D. Podrá constar de una peana, un cartel identificativo, una urna de vidrio, un gancho para la pared u otros elementos comunes en obras de arte.

Comprende un recipiente hermético, con cierre opcional para rellenar o cambiar el contenido. El recipiente es al menos parcialmente transparente para apreciar que contiene un producto en dos fases, líquida y sólida. El producto es recirculado por un circuito con una o más entradas desde el recipiente, una bomba con una fuente de alimentación y una o más salidas al recipiente. La fase sólida pueden ser las cenizas de un familiar o de un animal. La fase líquida a su vez puede estar formada por líquidos inmiscibles. De esta forma se crea un recuerdo para toda la vida, pero que a la vez es siempre cambiante. También puede ser manual.

 

Preferiblemente, el circuito está oculto en una parte opaca del recipiente, como puede ser un marco, una peana, un cartel explicativo, etc. También se pueden distribuir las salidas y las entradas por la base y la parte trasera del recipiente, que son las zonas menos visibles.

Puede tener iluminación, efectos de audio, o un sensor de movimiento o proximidad que ponga en marcha la bomba cuando detecta la presencia de visitantes.

En una realización preferida, las entradas, las salidas o ambas poseen válvulas regulables desde una unidad de control, de forma que pueden variar la presión de salida. La variación puede ser aleatoria o programada por el propio finado antes de su deceso o por el propietario. La programación se puede hacer por un dispositivo electrónico externo si la unidad de control posee un puerto de comunicación, inalámbrico o por cableado.