Dispositivo para controlar la orina y los movimientos bruscos post-operatorios, aplicable a animales como perros. Su aplicación está enfocada al cuidado de mascotas y la protección de espacios públicos y privados.

Los dueños de perros, en especial machos, en ciudades y pueblos deben controlar los puntos en los que sus animales realizan sus necesidades fisiológicas. La recogida de excrementos está generalmente incluida en las obligaciones normativas. Sin embargo, no hay limitación en cuanto a los puntos en los que el can orina.

Por lo tanto, los equipos de limpieza públicos o los propietarios deben limpiar esos puntos, lo cual puede ser complicado. En algunos puntos, la presencia de poros en el material de construcción hace que las marcas y el olor sean difíciles de eliminar. En otros puntos, la orina corroe el metal. Más aún, en el caso delos machos, que orinan contra paredes y zonas verticales, que están menos preparadas para este problema al ser más porosos y no ser limpiados con la misma frecuencia.

Se conocen varios métodos que intentan evitar, con mayor o menor éxito, que el perro orine en puntos concretos. Uno muy conocido es depositar productos químicos en las esquinas y zonas a proteger. Solución que puede resultar altamente peligrosa para el animal. Otro consiste en depositar recipientes con agua.

Sin embargo, es difícil cubrir todos los puntos de la población. Más aún, cuando un primer perro ha marcado un poste, pared o elemento urbano, ya que los demás perros buscan marcar ese mismo punto agravando el problema.

Este novedoso accesorio permite limitar al animal la posibilidad de orinar sin afectar a su capacidad de marcha. Además, es de colocación sencilla, similar a un bozal, y puede ser retirado fácilmente cuando se quiera permitir al animal que efectúe sus necesidades fisiológicas, o dejarle que corra.

UN ACCESORIO CÓMODO, UTIL Y DE FÁCIL COLOCACIÓN EN LOS PERROS

Su objetivo es que el animal no pueda separar las patas traseras para orinar, y por lo tanto se evite el miccionado. No solo no resulta incómodo ni daña al animal, si no que puede ayudar en otros casos, como por ejemplo en su uso veterinario, a limitar el movimiento del animal para que no pueda hacerse daño tras una operación en una zona cercana como podría ser el estómago. Comprende un enganche acoplable a cada pata trasera y una correa entre ambos. La longitud de la correa dispuesta entre ambos enganches (“longitud efectiva”) impide al animal colocar sus patas en posición de orinar, o realizer movimientos bruscos, pero le permite caminar.

Estos animales sólo orinan cuando separan mucho las patas, mientras que durante la marcha la separación es menor. A su vez el dispositivo permite evitar que el animal salga corriendo, pues el dispositivo no le permite alcanzar una velocidad de carrera.

Los enganches pueden tener varias formas. Una de las preferidas es una tira que se cierra sobre sí misma mediante un cierre en los extremos de la tira. Esta tira puede ser aplicada en un enganche del par, o en ambos. Otra forma preferida es un tubo de tela elástica, preferiblemente cerrado por la parte inferior.

Por su parte, la correa puede también ser de diferentes tipos. Puede ser de longitud efectiva ajustable, de material elástico.. y preferiblemente resistirá a la corrosión por ácido (úrico) ya sea por su material o por una cobertura. La conexión entre los enganches y la correa sería preferiblemente desmontable. De esta forma no es necesario retirar todo el dispositivo cuando se desee permitir que el animal orine o corra con libertad.