Se conocen unas tiendas de campismo, las cuales proporcionan un refugio para las 15 personas a la hora de acampar.

Estas tiendas de campismo comprenden una envolvente laminar flexible que se monta en una estructura. Entendiendo como estructura un conjunto de elementos portantes, ya sean metálicos, sintéticos, plásticos e incluso hinchables. Todos ellos forman una carpa, en cuyo interior queda definido un habitáculo, de tamaño suficiente para acoger un determinado número de personas. Existen tiendas de reducidas dimensiones, para una o dos personas, y tiendas de mayor tamaño capaces de acoger 6, 8 o más personas.

El mayor aislante del exterior es el suelo, que está materializado por una porción de cerramiento inferior. Dado que la envolvente es laminar y flexible, dicha porción inferior no puede tener un gran espesor o resistencia. Lo que obliga a acarrear unas colchonetas de campismo para poder reposar con cierta comodidad sin apoyar directamente el cuerpo sobre la dureza del suelo. Estas colchonetas normalmente comprenden una porción enrollable de un material como neopreno o similar. Aunque son ligeras y enrollables, ocupan cierto volumen y además tienen que ser acarreadas junto con la tienda. Además deben tener un espesor contenido, de unos tres centímetros como máximo, para facilitar su enrollado y ocupar un espacio lo más reducido posible.

MAYOR COMODIDAD, MENOR ESPACIO

Por tanto existe un problema de comodidad a la hora de reposar en las tiendas de campismo actuales, que obliga a acarrear dichas colchonetas, que además ocupan un cierto espacio. Este problema se soluciona con la utilización de la nueva tienda de campismo propuesta por nuestros inventores.

La tienda de campismo de la invención es del tipo que comprenden una envolvente laminar flexible que se monta en una estructura. Comprende una porción de cerramiento inferior para el suelo, en la cual se encuentra dispuesto, al menos, un sector hinchable. Además de unos medios de hinchado y unos medios de deshinchado de dicho sector hinchable.

Dándole una forma apropiada al sector hinchable, se consigue una superficie de reposo suficiente para el reposo de las personas. Hinchándolo en el momento de montar la tienda, y deshinchándolo a la hora de desmontar la misma. Sin perjudicar el plegado, y sin aumentar de forma apreciable al tamaño de la tienda en posición plegada. Esta innovación simplemente se materializa con una capa adicional sobre el cerramiento normal del suelo.

Dicho sector hinchable puede ser un único sector hinchable que abarque la totalidad del suelo de la envolvente, proporcionando además un aislamiento térmico con respecto al suelo, o bien puede tratarse de diferentes sectores se configuren por ejemplo varias camas o zonas de reposo.

Inventores: Pedro Herrero y Carolina Veiga