En Inventos Eureka somos muy conscientes de las complejidad que supone empezar desde en cero en un sector que se desconoce, o conseguir lanzar un invento al mercado.

Muchos creen que es suficiente con conocer bien las diferentes etapas por las que atraviesa un invento. O que lo único necesario es poder disponer del capital suficiente para poder contratar la protección de la idea, y su posterior desarrollo.

Incluso desde Inventos Eureka, llegamos a recibir llamadas de inventores/as que afirman que su idea es tan buena, que seguro que se vende sola. Que serán las empresas las que “se peleen” por adquirirla.

Pues bien, desde Inventos Eureka una vez más creamos una nueva entrada de blog para seguir rompiendo mitos.

 

El factor determinante más importante de un invento es: la actitud del inventor

 

El camino que debe atravesar un/a inventor/a desde que concibe la idea, es arduo y largo. Puede buscar apoyo en empresas especializadas en patentes, pero siempre deberá ser el creador/a el capitán de su destino, siendo el primero en subirse a su barco, y el último en bajarse en caso de que llegue el momento de abandonar.

Desde Inventos Eureka, entendemos muy bien las dificultades personales con las que se encuentran los inventores a la hora de apostar por sus propias ideas. En ocasiones, se está haciendo un sobre esfuerzo económico, se tiene a algún familiar en contra (de esos que piensan que patentar no sirve de nada), o el desconocimiento en el sector ha generado un desgaste emocional, muchas veces acompañado por el desembolso desorbitado de dinero, por haber confiado en la empresa equivocada.

Es común que haya uno o varios motivos, que hagan que los inventores o las inventoras se sientan perdidos.

 

El primero en confiar en su idea debe ser el inventor

 

Los resultados dependerán siempre de nuestras acciones, y éstas, de la actitud que elijamos tener. Un buen capitán podrá tener miedos, o encontrarse con temporales que le desanimen por el camino. Lo más importante no serán los problemas con los que se encuentre, si no todas las soluciones o alternativas que pensará (con, o sin ayuda) para poder seguir avanzando “contra viento y marea”.

Es común tanto en la participación en ferias, como en las rondas de inversión, u otras acciones de presentación de producto, que l@s empresari@s hagan referencia no tanto a la idea, si no al emprendedor/a que se encuentra detrás de ella. Y en muchas ocasiones, por lo que apuestan no es por el producto, si no por la cabeza pensante que hay detrás de esa creación.

En definitiva, el primero en apostar por su idea debes ser tú. Tú tienes que ser el primero en buscar el éxito, con tus acciones, pero también con tu actitud.

Plantea una buena estrategia, apuesta por ella no solo desde tus aptitudes, también desde tu actitud, y…. a por ello!

 

Si tienes dudas sobre cómo plantear una buena estrategia, puedes contactarnos haciendo click AQUI
Si quieres conocer características básicas que todo emprendedor debe tener, puedes hacer click AQUI

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.