Se conocen numerosos dispositivos o medios compuestos de diversos materiales fijos o movibles para la separación de espacios mediante mamparas. Estos suelen incluir marcos, perfiles, o guías. La mayor parte de ellos están pensados para su uso en baños, o como separación de espacios en el habitáculo de un vehículo. Pocas de estas mamparas están diseñadas para su uso utilitario portátil y de sobremesa, dividiendo espacios comunes como protección sanitaria, aunque se han incrementado dicho tipo de mamparas, ante los recientes contagios víricos.

Dentro de las pantallas o mamparas que sí comprenden este fin, presentan el inconveniente de estar pensados para una portabilidad excepcional y no diaria, que requiere para su instalación fija de un tiempo a considerar, al presentar, en general, varios elementos que necesitan complementarse entre ellos y unas dimensiones que impiden la facilidad del transporte individual y sobre todo el almacenamiento en espacios reducidos como puede ser una cartera escolar o una taquilla.

 

Nuevo diseño abatible y portátil

Esta nueva mampara permite un abatimiento múltiple, quedando al abatirse, básicamente en una sola pieza principal, pudiendo existir según el modelo, otra u otras piezas que pudiendo ser de diversa naturaleza, puedan ser preferentemente vinculables unitariamente para facilitar su transporte y almacenamiento por el usuario.

Compuesta principalmente por al menos cuatro láminas u hojas de metacrilato o cualquier otro tipo de plástico transparente y rectangular (con o sin orificios para facilitar la comunicación oral) unidas con bisagras preferentemente transparentes o traslúcidas que permiten emplear una pieza articulable. Está pensado para posicionarse preferentemente sobre una mesa o mostrador, sin necesidad de elementos específicos de base o patas, puesto que las distintas disposiciones de las hojas en su abatimiento permiten mantener su estabilidad sobre un plano horizontal o ligeramente inclinado. Si se desea mantener el dispositivo en un único plano, se pueden emplear distintas bases de las que existen en el mercado.

 

Aplicable a distintos sectores y usos

Gracias a su versatilidad, es posible su uso tanto en un entorno escolar como en hostelería, ferias y actividades económicas, en que es necesaria una mampara transportable para proporcionar en dicha actividad una mayor seguridad, constituyendo una barrera que disminuye la potencial exposición vírica o bacteriana en las distancias interpersonales, sin necesidad de otras instalaciones fijas o permanentes.

 

Diferentes modelos

Se plantean varios modelos que son al menos, doblemente abatibles mediante bisagras situadas en ejes de direcciones ortogonales entre sí. Este doble abatimiento permite al menos una doble disminución en sus dimensiones, lo que hace posible el objetivo de almacenamiento, pero sigue necesitando, en algunas versiones, elementos de sujeción. Estos elementos pueden estar localizados en la zona del centro superior de la pieza, lo que supone un cierre completo en dicha zona, tan comprometida en cuanto al correcto aislamiento. Los recomendable es que los elementos de sujeción, se puedan basar en cualquier procedimiento de unión no fija conocido, como pequeños imanes, perfiles de estructura angular, u otras pequeñas piezas que, fabricadas o no ex profeso, presenten en su morfología ranuras para mantener aproximadamente unidas y ajustadas las hojas rectangulares, bisagras que se ajusten doblemente en forma de “U” a los perfiles de dos hojas a juntar, así como perfiles simples o dobles imantados o no que se ajusten a los laterales de las láminas a mantener unidas.

Primer modelo: Está constituido por cuatro hojas abatibles de las cuales dos de las hojas están unidas entre sí mediante bisagra o bisagras, presentando una de ellas además otro eje abisagrado en lado adyacente, con los que quedan unidos a una tercera hoja, la cual a su vez, presenta un abisagramiento en lado adyacente con la cuarta hoja, que, al tomar la posición funcional, queda sobre la otra hoja de entre las dos primeras mencionadas, que presenta un único abisagramiento, formando un solo plano, el cual es fijado en su posición por cualquiera de los procedimientos conocidos por la técnica como pueden ser una pinza plana y un tope, ya sea este giratorio o no, unos perfiles ligeramente machihembrados de los lados de contacto, un sistema de imanes etc.

Segundo modelo: Está constituido por cuatro hojas abatibles unidas entre sí mediante bisagra o bisagras, presentando todas ellas doble abisagramiento en los lados comunes , de modo que al tomar su posición funcional el dispositivo no necesita elementos de sujeción y las bisagras inferiores y superiores se desabaten o abaten completamente gracias a las oquedades abiertas en las hojas, en el lugar que han de ocupar las bisagras una vez cerrado el dispositivo. Las dos oquedades resultantes, o una de ellas, entre las hojas al situar el dispositivo en posición funcional, serán cerradas mediante la unión de una pieza plástica flexible con perfil plano o en zigzag, que permita el adecuado ajuste en “U” a los perfiles de ambas hojas, permitiendo el aislamiento, o mediante unión, por alguno de los procedimientos conocidos por la técnica de una pieza plástica flexible con ambas hojas de modo que permita cerrar la citada oquedad.

Tercer modelo: Está constituido por al menos seis hojas rectangulares abatibles, dos de las cuales pueden ser de tamaño menor para respetar en el abatimiento completo, el lugar destinado a las bisagras, de las cuales tres de las hojas, están unidas en fila mediante abisagramiento vertical, de modo que la central presenta triple eje de bisagras, mientras que las otras dos están unidas a la anterior mediante un único abisagramiento horizontal, de forma que en la posición funcional del dispositivo, se generarán de uno a tres planos verticales, los cuales requerirán elementos de sujeción entre las tres hojas superiores abatidas.

 

 

Para más detalles técnicos contactar a info@redeureka.es