¿CÓMO SE PUEDE DETECTAR HOY EN DÍA UNA ALERGIA?

Las alergias pueden causar una gran variedad de síntomas, y afectar al individuo tanto a nivel físico como emocional y mental. Las reacciones alérgicas que la mayoría de las personas reconocen son las que se producen inmediatamente después de la exposición y que se pueden observar fácilmente y son muy fáciles de relacionar con su causa desencadenante inmediata. Sin embargo, este tipo de reacciones alérgicas evidentes son la minoría; las reacciones que la mayoría de las personas padecen suelen ser más sutiles y no tan fáciles de diagnosticar. Los análisis de sangre para detectar alergias suelen dar resultados contradictorios si se realizan sucesivamente en laboratorios diferentes. Por esto a menudo se recomienda al paciente de alergias que lleve un diario de su alimentación y de sus síntomas, lo cual puede ser muy complicado y trabajoso de llevar.

Alrededor del 50% de la población padece de alergias y una gran mayoría está preocupada por saber si algunos alimentos que consumen de forma habitual le pueden estar causando síntomas. Sin duda es cierto que el número de síntomas de alergias prácticamente no tiene límite, y que estos son extremadamente diversos y difíciles de identificar. Se ha descubierto que las reacciones alérgicas van casi siempre acompañadas de una subida anormal y considerable del ritmo cardiaco. Un monitor del pulso y de las fluctuaciones anormales del mismo, que no sean atribuibles a causas físicas como ejercicio o estrés emocional, ayudaría a identificar de una manera fiable aquellos alimentos que causan reacciones alérgicas y poder eliminarlos de la dieta para evitar síntomas alérgicos.

El objetivo de el monitor creado por la inventora es aprovechar las nuevas tecnologías y el desarrollo de aplicaciones informáticas para proporcionar un medio práctico para detectar, tanto a corto como a medio plazo, la posible reacción alérgica de un usuario frente a los alimentos que consume y/o las situaciones ambientales que lo envuelven a diario y a lo largo del tiempo, mediante un seguimiento constante de su pulso, además de un medio automático de generar un historial de reacciones y posibles causas de las mismas que facilite la prevención de ulteriores reacciones alérgicas.

UN NUEVO MONITOR QUE DETECTA LAS REACCIONES ALÉRGICAS A TRAVÉS DEL PULSO

Gracias a este nuevo monitor se proporciona a los usuarios un instrumento tecnológico habilitado para la detección constante del ritmo cardiaco, con una luz de alarma, que se activa cuando el pulso está por encima de lo que se considera promedio para el usuario que lo utiliza, y vinculado a una aplicación móvil que incorpora un registro del pulso habitual del usuario según condiciones de ejercicio físico, sueño, estado de reposo, comidas y proximidad a agentes externos, tales como animales, polen o polvo. La aplicación móvil permite al usuario registrar aquellos alimentos, ya sean naturales o procesados, que le provoquen una subida anormal del pulso a lo largo del día.

El monitor consiste en un dispositivo electrónico integrado en una pulsera que se lleva en la muñeca como un reloj, y que cuenta con sensores de ritmo cardiaco por fotodiodos y con una luz de alarma que puede variar de color verde, amarillo o rojo, según la intensidad de la elevación del pulso.

La aplicación móvil permite registrar automáticamente las variaciones del pulso del usuario a lo largo de todo el día de manera ininterrumpida. El usuario puede registrar los momentos del día que corresponden a distintas actividades como dormir, estado de reposo habitual, ejercicio físico, comidas, proximidad a animales o alérgenos ambientales o circunstancias emocionales intensas. La aplicación, además, podrá recoger códigos de barras de diferentes marcas de alimentos, así como combinaciones de alimentos ingrediente por ingrediente.

Más específicamente, el monitor registra el pulso del usuario de manera constante y establece durante las primeras semanas los promedios habituales de pulso dependiendo de la hora y actividad del día. Identificará el pulso habitual al despertar, el pulso mínimo y máximo de cada día, y registrará momentos de subida de pulso identificándolos con situaciones diversas como puede ser ejercicio físico, estrés emocional, ingesta de alimentos o proximidad a alérgenos ambientales (gatos, polvo, pólenes…). Cuando la subida de pulso sea registrada después de una comida, ya sea inmediatamente o al cabo de media hora o una hora, el usuario tendrá la posibilidad de registrar en la aplicación el alimento o bebida ingeridos. Este alimento puede ser un alimento individual o un grupo de alimentos como una receta o un código de barras. A partir de este registro de alimentos, incluyendo no solo alimentos sino también aditivos, conservantes, saborizantes o colorantes, la aplicación podrá identificar a lo largo del tiempo cuales son los alimentos o sustancias químicas en los alimentos que están provocando más habitualmente la subida del pulso. Según esta subida sea mayor o menor podrá identificar si la reacción alérgica es más o menos fuerte.

El monitor consta de una pulsera con sensores de pulso por fotodiodos, con una luz de alarma que cambia de color verde (normal) a amarillo (reacción alérgica leve) o rojo (reacción alérgica severa), con un sensor de temperatura ambiente y una pantalla donde se puede ver el pulso del usuario en cada momento del día junto con la temperatura, la hora y el tipo de actividad, que variará entre reposo, ejercicio físico y sueño. Tiene, además, un botón de encendido y apagado, y un botón para establecer la hora y el día.

La aplicación del móvil permite registrar al usuario con sus datos y de edad y peso. El usuario puede indicar en la aplicación en que momentos está realizando ejercicio físico y en qué momentos comienza la ingesta de alimentos. Si en algún momento la luz de alarma se activa por una subida de pulso el usuario podrá indicar si en ese momento está sometido al algún estrés emocional. Si no es así la aplicación determinará que la subida de pulso es debida a una reacción alérgica ya sea alimenticia, si ocurre durante una comida, o ambiental, si ocurre en la presencia de alérgenos ambientales.

La aplicación determina los valores habituales de pulso para el usuario según la actividad y hora del día, al cabo de unas semanas de uso constante. Si la cuenta más alta habitual en el día (fuera de momentos de ejercicio o estrés emocional intenso) no es superior a 84 lo más probable es que el usuario no sea alérgico. Si la diferencia entre su cuenta más baja (usualmente antes de levantarse), y la más alta no es mayor de 16 (exceptuando el ejercicio físico o el estrés emocional intenso), probablemente no es alérgico.

Si la diferencia de pulso entre el pulso en reposo anterior al comienzo de la ingesta de alimentos y el pulso posterior a la ingesta (ya sea inmediatamente posterior o en el trascurso de una hora desde la ingesta de alimento) es de 10 pulsaciones o más, esto es indicativo de alergia alimentaria a alguno de los ingredientes de la comida o a varios. Si la subida de pulso es superior a 20 la alergia puede ser severa.

El monitor sirve tanto para avisar de posibles alergias alimenticias y ambientales, como para llevar un registro de los alimentos e ingredientes de alimentos que están vinculados a estas reacciones. Aquellos alimentos o ingredientes que consistentemente se repiten en la reacción de subida de pulso pueden ser identificados como alergénicos más o menos fuertes para el usuario. No guarda un registro semanal de los momentos de subida de pulso que se correspondan a ejercicio físico, a temperatura ambiente elevada o a estrés emocional intenso, pero sí permite que el usuario pueda ver en el monitor su pulso en cada momento del día y también registra el pulso diario independientemente de la actividad.