Como es sabido, el descanso es muy importante para rendir en el día a día, en todos los campos, tanto académico, como profesional y deportivo. En ocasiones, cuando ese descanso se comparte con una pareja y se duerme en la misma cama, la adaptación es complicada.

 

Una sábana que se ajusta a tus necesidades

El objetivo de la presente innovación es proporcionar al mercado un nuevo tipo de sábana (o manta, o colcha, o edredón…) que pueda usarse en en una cama compartida. Tanto para que la cama quede bien hecha y no se rompa la estética de la decoración, como para disfrutar de la intimidad pudiendo además taparse más o menos cada uno de los dos usuarios de la cama según se prefiera, pero de modo que ello no afecte al otro.

 

Adaptable a sábanas, colchas o cualquier tipo de tejido

La innovación propuesta se puede adaptar a cualquier tejido de dimensión suficiente para cubrir una cama doble. El tejido comprenderá una abertura longitudinal central con unos medios de cierre, preferentemente en forma de cremallera, cuya apertura permite separar la sábana parcialmente por su parte superior, definiendo dos porciones separables aptas para poder cubrir o no de modo independiente a cada uno de los dos ocupantes de la cama.

Con el uso de la sábana en la posición abierta de la mencionada abertura, al separarse ambas partes el lateral de las mismas pesará más que la zona central, provocando una cierta sensación de “vulnerabilidad” (por la zona central). Por ese motivo, se ha previsto la existencia de una falda fijada a la sábana, por ejemplo cosida en la zona interior a ambos lados de la abertura central, de tal modo que, al separar las dos partes de la sábana, ambas tengan una porción adicional sobrante por la zona central que permite cubrir a cada usuario con lienzo sobrante por ambos lados del mismo.

Con todo ello, la sábana proporciona la ventaja de que ayuda a no tener problemas de compartir las sábanas, por ejemplo cuando una de las dos personas que comparten la cama quiere taparse y la otra no. Evitando que, cuando uno se sube la sabana, al otro, aunque no la quiera, le pase por el abdomen, ya que abriendo la cremallera de la sábana de la invención, se puede llevar una de las dos partes.

En cualquier caso, es importante señalar que, preferentemente, la abertura de la sábana no es total. Al abrir los medios de cierre de la misma, la sábana nunca se divide completamente en dos piezas, ya que la abertura no afecta a una porción en la parte inferior de la sábana de manera que dicha porción inferior siempre queda unida para mantener el diseño.

El hecho de tener la abertura con cremallera u otro medio de cierre permite cerrarla y usar la sábana de modo convencional y mantener el diseño de la decoración de la habitación o proporcionar intimidad a los usuarios que comparten la cama, y, por otro lado, permite abrirla y usar la sábana con su parte superior separada en dos cuerpos independientes proporcionando autonomía para respetar el descanso de cada uno de los dos usuarios de la cama según se prefiera, ya sea tapándose como quiera cada uno o llevándola lejos del compañero/a.