En la actualidad existen diversos envases que sirven para dispensar un contenido fluido de mayor o menor viscosidad. Todos tienen el inconveniente de que en ocasiones se desea una dosificación precisa, que solo puede conseguirse mediante vasos o probetas medidoras externas, o bien por estimación visual. El primero de los casos implica la utilización de un elemento adicional y la necesidad de su limpieza anterior y posterior al uso. En el segundo de los casos la fiabilidad es cuestionable y depende de la destreza de la persona que maneja el envase.

Ahorra producto y dinero facilitando la dispensación dosificada del contenido del envase

La válvula dosificadora para envases con boca de la invención tiene una configuración que facilita la dispensación dosificada del contenido fluido de un envase, tal como una botella, bote o similar.

La válvula dosificadora comprende un cuerpo formal y dimensionalmente adecuado para alojarse en la boca del envase, cuyo cuerpo comprende:

  1. Unos medios de fijación en la parte interna de la boca del envase.
  2. Al menos, un conducto sensiblemente longitudinal, de longitud adecuada para generar en su interior un volumen igual a una dosis a dispensar.
  3. Una trampilla basculante hacia el interior del envase formal y dimensionalmente adecuada para ocluir la entrada del conducto.
  4. Un asiento para la trampilla dispuesto en la entrada del conducto, y
  5. Una unión flexible entre la trampilla y el resto del cuerpo, teniendo dicha unión flexible giro en un eje lateral sensiblemente coplanar a la entrada del conducto y medios de recuperación de la posición abierta de la trampilla para definir dos posiciones de dicha trampilla: una abierta donde la trampilla está dirigida hacia el interior del envase y otra cerrada donde la trampilla está ocluyendo la entrada al conducto. La fuerza de recuperación de la posición abierta de esta unión flexible dependerá de peso y viscosidad el producto contenido en el envase.
  6.  

De esta forma se consigue que, al abrir la tapa y colocándo el envase boca abajo, parte del contenido penetre en el interior del conducto hasta llenarlo. Y al presionar el envase saldrá este volumen predefinido, mientras que el peso del resto del contenido del envase presionará la trampilla y ocluirá el conducto evitando que salga, por lo que la cantidad dispensada será exactamente la que cupo en el conducto antes de haber presionado el envase del producto. Al terminar la dispensación, se devuelve el envase a la posición vertical boca arriba, el contenido cae hacia el fondo del envase y la trampilla vuelve a abrirse por la acción de los medios de recuperación de su posición abierta.
 

 

Adaptable a cualquier envase

La válvula puede colocarse en cualquier envase existente -si tiene el tamaño adecuado-, por lo que se comercializará en diferentes tamaños adaptados a diferentes envases: por ejemplo para envases de salsas de diferentes marcas, que tienen los mismos tamaños y formas aunque las salsas sean diferentes, colocándolo durante el envasado de la salsa o colocándolo el consumidor a nivel doméstico en el producto comprado con su envase.

 

Múltiples ventajas

Pero es que además, la válvula tiene las siguientes ventajas:

  • Carece de muelles, bolas y elementos que quedan atascados con contenidos viscosos, o que retengan suciedad, por lo que es reutilizable.
  • Tiene una configuración simple, obtenible directamente por moldeo o impresión 3D sin manufactura adicional.

 

VÍDEO UTILIZANDO EL PROTOTIPO HACIENDO CLICK AQUI

 

Conoce otros proyectos en la sección NUESTROS MAKERS